La ciencia durante la época romana

Desde la caída de Alejandría en manos de las legiones de Octavio aproximadamente en año 30 a.C., se acentúa la decadencia ya iniciada anteriormente: todo se reduce al trabajo de los comentaristas y solo extraordinariamente surge alguna nueva idea..

El ocaso del desarrollo científico en la antigüedad

Entre estas excepciones podemos mencionar a Ptolomeo (s.II), cuya Composición matemática (llamada Almagesto, el “Gran Libro”, por los árabes medievales) es una síntesis de toda la astronomía geocéntrica en la antigüedad y obra de referencia obligada hasta Copérnico. También a Diofanto (s.III), que superó el enfoque de la geometría introduciendo el álgebra en la matemática griega. El último matemático griego importante fue probablemente Pappo (S.III-IV) y pertenece a un período en que las líneas irracionalistas habían sofocado el espíritu científico de la antigüedad clásica a favor de la magia, la astrología y la alquimia.  Más allá de Alejandría, en Roma, la figura de Galeno, es de mención obligatoria como heredero de la tradición hipocrática. La influencia de éste se extendió hasta el siglo XVII y su obra manifiesta el notable esfuerzo de integrar fundamentos filosóficos tomados del aristotelismo con el método experimental.

Aritmética

En su famoso trabajo de Diofante  “La Aritmética” se plantean y resuelven 189 problemas de álgebra que implican nociones equivalentes a ecuaciones de primero y segundo grado y sistemas de ecuaciones. Es por este estudio que se lo conoce como el padre del Álgebra y las ecuaciones de primer grado son llamadas también “ecuaciones diofantinas” , por su parte Nicómaco En su obra, Introducción a la aritmética , expone resultados generales como el hecho de que el cubo de todo número entero n, es la suma de n números impares consecutivos. Y a pesar de contar con un modelo geométrico claro, la obtención de fórmulas algebraicas generales para obtener directamente estos números se vuelve una tarea más compleja. La obra de Nicómaco va a suponer un cambio radical en el estudio de este tipo de números, puesto que comienza a reemplazarse la simple generalización empírica de la verificación aritmético–visual es reemplazada por proposiciones rigurosamente demostradas casi al estilo euclídeo.

Arquitectura

Vitruvio, si bien no se conoce efectivamente ninguna obra que hubiera proyectado, este arquitecto y tratadista romano alcanzó la fama por su tratado De architectura, la única obra de estas características que se conserva de la Antigüedad clásica. El tratado, aunque conocido y empleado durante el medioevo, fue fuente de inspiración para los Renacentistas a partir de una edición romana de 1486. Aún hoy, su tratado es una notable fuente documental que aporta notable información respecto a la pintura y la escultura de la antigüedad clásica.

Astronomía

Ptolomeo se interesó por unificar los conocimientos astronómicos del mundo griego. La influencia de Hiparco es evidente en su obra “Almagesto” que fue traducida al árabe en durante el medioevo. Ningún escrito astronómico de la Antigüedad tuvo éxito comparable a éste tratado, cuyos principios permanecieron indiscutidos hasta el Renacimiento. La obra, postulaba la teoría geocéntrica que fue hegemónica durante la antigüedad clásica: las diferentes órbitas planetarias ubicadas alrededor de la tierra, conforman un sistema integrado por 48 constelaciones. Para su mediciones astronómicas, desarrolló un sistema trigonométrico tan completo que fue el referente durante toda la Edad Media. En efecto, su teorema: “La suma de los productos de los lados opuestos de un cuadrilátero cíclico es igual al producto de las diagonales” permitió el desarrollo de la expresión trigonométrica: sen (a ± b ) = sen acos b ± sen b cos a

Geografía

En geografía Estrabón fue uno de los geógrafos más importantes del período romano. Viajero incansable recorrió la región oriental del Imperio y escribió en Roma, su obra “Geografía” en donde describe aspectos culturales, sobre las gentes de la Europa romana desde Irlanda al Caúcaso. Ésta obra fue inspiradora de historiadores como Éforo y Polibio. Lamentablemente, parte de su obra como las “Memorias históricas”, se ha perdido.

Historia

Cayo Plinio es el autor de la “Historia natural” donde compila el saber científico más destacado del mundo antiguo en variados dominios como geografía, cosmología, medicina, mineralogía, fisiología animal y vegetal, historia del arte, y otros tantos. Es anecdótico señalar que murió víctima de su curiosidad científica mientras observaba la famosa erupción del Vesubio que acabó con Pompeya y Herculano.

Medicina

En la medicina surgieron hombres como Asclepiades que pensaba que las enfermedades ocurren a causa de desequilibrios en la armonía natural del cuerpo humano. Su doctrina se fundaba sobre la existencia de partículas sólidas, de acuerdo a las ideas desarrolladas por Demócrito. Asclepiades, postulaba también el tratamiento de los desórdenes mentales recurriendo a métodos como dietas naturales y masajes (en efecto, fue el propulsor de la hidroterapia), evitando el confinamiento y la prisión. Era amigo y médico personal de Cicerón. Y se lo recuerda por ser quien introdujo la medicina griega en Roma. Por su parte durante el Imperio Bizantino, la práctica de la medicina se vio profundamente influida por el pensamiento de Galeno, que se extendió con posterioridad a Oriente medio, llegando a la Europa durante la Edad Media y perdurando hasta mediados del siglo XVII. Galeno se hizo célebre en Roma por las curas prácticadas a miembros de las familias patricias, también por su elocuente retórica en discusiones públicas. Fue médico de los emperadores Marco Aurelio, Cómodo y Septimio Severo. Influido por la doctrina de Hipócrates, Galeno sostuvo como tesis que la salud del individuo se basa en el equilibrio entre la sangre y una serie de humores conocidos como bilis amarilla, bilis negra y flema. Galeno puede considerarse percurson de la observación científica de los fenómenos fisiológicos. Practicó numerosas disecciones, que le permitieron identificar siete pares de nervios craneales, describir las válvulas del corazón, e incluso establecer las diferencias estructurales entre venas y arterias. Otro de sus logros fue demostrar que las arterias no transportaban aire, como por entonces se creía, sino sangre. Autor de más de trescientas obras, en la actualidad se conservan de ellas, total o parcialmente, unas ciento cincuenta. Es probable que otro gran personaje de la medicina, Celso fuera discípulo de Asclepíades, en efecto, aproximadamente hacia el año 30 a.C. escribió un tratado de medicina que recopiló las fuentes griegas. Sin embargo, es posible que Celso no fuera médico de profesión, aunque había aprendido medicina. Sus numerosas observaciones son aparentemente originales, entre ellas, la descripción del cuadro clínico de la apendicitis. Curiosamente este diagnóstico no aparecerá en los registros de mortalidad hasta 1880…

La Factoria Historica

2 comentarios en “La ciencia durante la época romana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s