El sexo en la antiguedad: Egipto

Desde época prehistórica -IV milenio a. C.-, el Egipto faraónico ha estado surtido de numerosos amuletos con una función vinculada a la fertilidad más que manifiesta. Conservamos figurillas de mujeres desnudas u hombres dotados de un enorme pene interpretados como un llamamiento claro a la fertilidad. Con el paso de los siglos, si bien este tipo de amuletos siguió realizándose -conservamos buenos ejemplos en la ciudad de Deir el Medina de la XVIII dinastía, ca. 1400 a. C.-, se fueron solidificando las creencias en torno a una serie de divinidades con una finalidad específica. La diosa con más tradición en este sentido fue Hathor, identificada con un sinfín de divinidades femeninas locales lo que provocó una difusión abrumadora de sus seguidores. Esta diosa era protectora de las mujeres, protectora de las fiestas, la bebida, el amor y toda clase de desenfrenos de los que solía participar un egipcio en vida. Los griegos la identificaron con su Afrodita. De forma muy similar, el dios Bes, posiblemente de origen extranjero -fenicio o nubio-, era el patrón de las alcobas conyugales, de los bailes, las fiestas y protector de las parturientas junto a la divinidad femenina Tueris. Se le representaba de frente como un enano grueso y barbudo, sacando la lengua y en ocasiones tocando algún instrumento…

La Factoria Historica

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s