El Homo erectus en Europa. Homo antecessor

En Europa los yacimientos más antiguos atestiguan la presencia humana en Europa hace un millón de años. Por lo tanto, en primer lugar los humanos ocuparon el continente asiático y posteriormente Europa. Hasta hace muy poco, no se conocían fósiles más antiguos de 500.000 años en nuestro continente. Esta ocupación tardía, llevó a algunos investigadores a proponer que el continente europeo era especialmente hostil para los humanos debido a sus peculiaridades geográficas y climáticas, y que éstos no estuvieron en condiciones de habitarlo hasta una época relativamente reciente de nuestra historia. Sin embargo, el hallazgo en el yacimiento de Gran Dolina de Atapuerca de fósiles humanos con una antigüedad cercana a los 800.000 años, demostró que Europa fue poblada muy temprano, al igual que Asia, en el Pleistoceno inferior…

El Homo erectus en Europa. Homo antecessor

En Georgia, al sur del Cáucaso, a las puertas de Europa, se encontraron restos de Homo erectus con una antigüedad de 1,8 m.a. El tipo de útiles líticos recuperados en el mismo nivel que los restos humanos es Olduvayense. Por tanto, se confirma que estos homínidos llegaron a las puertas de Europa, hace más de 1 m.a. También en una zona marginal del continente europeo, en Israel, fuera de las grandes áreas de Asia y África se han encuentrado una amplia serie de útiles líticos como percutores, picos y bifaces de tipo Achelense, que son considerados los más antiguos de Eurasia, y probablemente fueron usados por el Homo ergaster entre 1,5 y 1 m.a.

Es poco probable que los especímenes de Homo erectus hubieran alcanzado Europa cruzando el estrecho de Gibraltar ya que habrían tenido que recurrir a la navegación, que incluso hoy en día es muy peligroso, aún teniendo en cuenta el descenso de las aguas por las transgresiones y regresiones. La hipótesis más probable es que se desplazaran por el Próximo Oriente hace como mínimo 800.000 años, ya que en el extremo opuesto, como en Atapuerca ya estaban asentados en esa época. Los fósiles hallados en la Gran Dolina de Atapuerca no pertenecen a la especie Homo erectus, de la que se distinguen por numerosos rasgos de su anatomía, pero tampoco son de la especie africana Homo ergaster. Sus rasgos morfológicos son peculiares y exclusivos, sin posibilidad de comparación con otros fósiles, por esa razón sus descubridores consideraron necesaria la creación de una nueva especie que describiera este «nuevo» tipo humano y lo denominaron Homo antecessor (Hombre pionero). La hipótesis del equipo de investigación del yacimiento burgalés es que esta especie debió surgir en África, donde existe un gran vacío de fósiles de esa edad, en un momento posterior a la salida de Homo erectus de este continente, es decir entre hace 1,5 y 1 m.a. Poco después de su aparición, una parte de la población de Homo antecessor salió de África y llegó a Europa. Así, las dos poblaciones de Homo antecessor, la supuestamente africana y la europea, habrían evolucionado desde su migración por separado siguiendo caminos diferentes, dando lugar a dos humanidades, los neandertales en Europa y nuestra propia especie en África.

En cuanto a las características anatómicas que definen esta nueva especie humana, las mandíbulas parecen ser menos robustas que en el Homo ergaster. Los rasgos que definen la mandíbula tienen un patrón de tamaño y forma intermedio entre dos grupos de Homo, los «primitivos» y los «evolucionados». Los caninos son grandes. Se reduce el tamaño de premolares y molares, mientras que los primeros y segundos molares inferiores tienen un tamaño grande. Los premolares de los homínidos de Gran Dolina tienen raíces dobles, que es un rasgo primitivo ya que los neandertales y humanos modernos tienen raíces simples. No se ha hallado ningún cráneo completo que permita medir la capacidad craneal de estos homínidos, pero se pueden calcular extrapolando medidas que era superior a 1.000 cm3, frente a los 800 a 900 cm3 de algunos Homo ergaster. Un rasgo llamativo del torus es la forma de doble arco siguiendo la forma de las órbitas. En las anteriores especies de Homo (H. habilis, H. ergaster y H. erectus), el esqueleto facial es muy plano[1]

La Factoria Historica

______________________

[1] Bermúdez de Castro Risueño, José Mª.; J.L. Arsuaga; E. Carbonell; A. Rosas; I. Martínez y M. Mosquera 1997: «A Hominid from the Lower Pleistocene of Atapuerca, Spain: Possible Ancestor to Neandertals and Modern Humans». Science 276: 1392-1395; Falguères, Christophe; J. Bahain; Y. Yokoyama, J. Arsuaga, J. Bermudez de Castro, E. Carbonell, J. Bischoff and J. Dolo (1999) «Earliest humans in Europe: the age of TD6 Gran Dolina, Atapuerca, Spain»; Journal of Human Evolution 37 (3-4): 343-352 (351); Carbonell, E. et al. 2008. The first hominin of Europe. Nature, 452: 465-469; Parfitt, Simon A. et.al. «Early Pleistocene human occupation at the edge of the boreal zone in northwest Europe»; Nature 466: 229-233; Ghosh, Pallab. «Prehistoria: los humanos llegaron al norte de Europa antes de lo pensado». BBC.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s