MAHOMA. el legislador que cambió el mundo

Si la primera parte del articulo sobre Mahoma, hablabamos desde una vertiente chamánica del profeta, en la que su visión del mundo era más compleja y emocional que la de ningún hombre de su tiempo en este artículo veremos como Mahoma se convierte en un hombre reformador, que intenta cohesionar un mundo disperso e injusto, mejorarlo, transformarlo. En este proceso si ha de ir a la guerra irá con tal de que ese mundo sea posible, Mahoma es un hombre de paz, pero también de acción, un hombre justo, pero capaz de luchar, puede que ningún estado islámico haya llegado a la plenitud de justicia que pretendía Mahoma, que el efecto tribal no haya desaparecido y que la umma sea un proceso, un ideal de paz en el que aún no hemos llegado, que el Islam se haya resquebrajado en mil pedazos en pos de otros intereses, puede que el cristianismo y el Islam no esten tan alejados como algunos creen, es solo mirar por el espejo adecuado..

MAHOMA EL LEGISLADOR

A medida que los seguidores de Mahoma comenzaban a aumentar en número, se convirtió en una amenaza para los jefes de las tribus locales, que veían que una nueva fuerza social salía de sus entrañas. La riqueza de estas tribus se basaba en la Kaaba, el recinto sagrado de los ídolos de los árabes y el punto principal religioso de La Meca. Si rechazaban a dichos ídolos, tal como Mahoma predicaba, no habría peregrinos hacia La Meca, ni comercio, ni riqueza, por lo tanto el sistema económico se vendría abajo. El repudio al politeísmo que denunciaba Mahoma era particularmente ofensivo a su propia tribu, la qurayshí, por cuanto ellos eran los guardianes de la Kaaba, no podían aceptar un desorden de esa magnitud, es por esto que Mahoma y sus seguidores se vieron perseguidos[1].

La vida de Mahoma nunca fue fácil, en el año 619 fallecieron Jadiya, la esposa de Mahoma, y su tío Abu Talib. Este año se conoce como el “año de la tristeza”. El clan al que pertenecía Mahoma lo repudió por intentar romper la estabilidad social y económica de la Kaaba y sus seguidores sufrieron hambre y persecución, el profeta necesitaba confirmarse.

Isra y Miraj

Fue en 620, cuando Mahoma hizo un viaje en una noche que es conocido como Isra y Miraj. Isra que es la palabra en árabe que se refiere a un viaje milagroso desde La Meca a Jerusalén, específicamente al lugar conocido como Masjid al-Aqsa. Isra fue seguida por el Mi’rāŷ, la ascensión al cielo del profeta Mahoma, donde recorrió los siete cielos y se comunicó con profetas que le precedieron, como Abraham, Moisés o Jesús, este viaje le pretendía unir a las dos religiones más importantes como eran el cristianismo y el judaísmo, ponerle a la altura de los profetas y dar testimonio de que su mensaje era verdadero, Mahoma solo podía unir socialmente su mundo a partir de la religión, lengua universal del mundo antiguo y solo lo podía conseguir mediante el testimonio de dios mediante los mismos visionarios..

La Hégira

La vida de la pequeña comunidad musulmana en La Meca no sólo era difícil, sino también peligrosa, nunca podrían entender la cohesión legal que desembocaría en un nuevo ámbito social y económico que pretendía Mahoma. Las tradiciones árabes afirman por ello que hubo varios atentados contra la vida del profeta, quien finalmente decidió trasladarse a Medina, un gran oasis agrícola donde había seguidores suyos. Rompiendo sus vínculos con las lealtades tribales y familiares, Mahoma demostraba que estos vínculos eran insignificantes comparados con su compromiso con el islam, con una estructura legal y social más global, de carácter nacional, una vertiente magna y cohesionada condicionada por la palabra de Dios que era la ley mayor, una idea revolucionaria en la sociedad tribal de la Arabia, una ruptura de la propia sociedad en la que vivió Mahoma. Esta migración a Medina marca el principio del año en el calendario islámico. El calendario islámico cuenta las fechas a partir de la Hégira (هجرة), razón por la cual las fechas musulmanas llevan el prefijo AH, año de la Hégira, nacía la nación islámica.

Mahoma llegó a Medina como un mediador, invitado a resolver querellas entre los bandos árabes de Aws y Khazraj. Logró este fin absorbiendo a ambas facciones en la comunidad musulmana y prohibiendo el derramamiento de sangre entre los musulmanes. Sin embargo, Medina era también el lugar donde vivían varias tribus judías objetivo real del profeta. Mahoma esperaba que estas tribus lo reconocieran como profeta, lo cual no ocurrió. Algunos académicos afirman que Mahoma abandonó la esperanza de ser reconocido como profeta por los judíos, y que, por tanto, la alquibla, es decir, la dirección en la que rezan los musulmanes, fue cambiada del antiguo templo de Jerusalén a la Kaaba en La Meca.

Mahoma emitió un documento vertebrador que se conoce como La Constitución de Medina (en 622-623), en la cual se especifican los términos en que otras facciones, particularmente los judíos, podían vivir dentro del nuevo estado islámico. De acuerdo con este sistema, a los judíos y cristianos les era permitido mantener su religión mediante el pago de un tributo, no así a los practicantes de religiones paganas. Este sistema vendría a tipificar la relación entre los musulmanes y los dhimmis,  que es el nombre con el que se conoció en la historia del mundo islámico a los judíos y cristianos que vivían en Estados islámicos, y cuya presencia era tolerada, tal y como establece la sharia, la ley musulmana, a cambio del pago de ciertos impuestos y de la aceptación de una posición social inferior y esta tradición es la razón de la relativa estabilidad que normalmente existía posteriormente en los califatos árabes[2].

La guerra

Las relaciones entre La Meca y Medina se deterioraron rápidamente. Todas las propiedades de los musulmanes en La Meca fueron confiscadas, mientras que en Medina Mahoma lograba alianzas con las tribus vecinas. Los seguidores de Mahoma comenzaron a asaltar las caravanas que se dirigían a La Meca. En marzo de 624, Mahoma condujo a trescientos guerreros en un asalto a una caravana de mercaderes que se dirigía a La Meca. Los integrantes de la caravana lograron rechazar el ataque y posteriormente decidieron dirigir una represalia contra los musulmanes, enviando un pequeño ejército a invadir a Medina. El 15 de marzo de 624, en un lugar llamado Badr, ambos bandos chocaron. Si bien los seguidores de Mahoma eran numéricamente tres veces inferiores a sus enemigos, trescientos contra mil, los musulmanes ganaron la batalla. Éste fue el primero de una serie de logros militares por parte de los musulmanes[3].

El dominio de Mahoma se consolida

Para los musulmanes, la victoria de Badr resultaba una ratificación divina de que Mahoma era un legítimo profeta. Después de la victoria, y una vez que el clan judío de Banu Qainuqa fue expulsado de Medina, todos los ciudadanos de este lugar adoptaron la fe musulmana y Mahoma se estableció como el regente de facto de la ciudad. Después de la muerte de su esposa, Mahoma contrajo matrimonio con Aisha, la hija de su amigo Abu Bakr, quien posteriormente se convertiría en el líder de los musulmanes tras la muerte de Mahoma. En Medina también se casó con Hafsah, hija de Umar, quien luego sería el sucesor de Abu Bakr. Estos casamientos sellarían las alianzas entre Mahoma y sus principales seguidores. La hija de Mahoma, Fátima, se casó con Ali, primo de Mahoma. Otra hija, Ruqayyah, contrajo matrimonio con Uzman pero ella falleció y después Uzman se casó con su hermana Umm Kulzum. Estos hombres surgirán en los años subsiguientes como los sucesores de Mahoma, califas, y líderes políticos de los musulmanes. Por tanto, los cuatro primeros califas estaban vinculados a Mahoma por los diferentes matrimonios. Los musulmanes consideran a estos califas como los rashidún (الخلفاء الراشدون), que significa “guiados”[4].

Continúa la guerra

En 625 un jefe de La Meca, Abu Sufyan, marchó contra Medina con 3.000 hombres. En la batalla de Uhud que se libró el 23 de marzo, no salió victorioso ninguno de los dos bandos. El ejército de La Meca afirmó haber ganado la batalla, pero quedó demasiado diezmado como para perseguir a los musulmanes de Medina y ocupar la ciudad. En abril de 627, Abu Sufyan emprendió otro ataque contra Medina, pero Mahoma había cavado trincheras alrededor de la ciudad y pudo defenderla exitosamente en lo que se conoce como la Guerra de las Trincheras. En esta batalla, la tribu judía de Banu Qurayza o Banu Koreidha se había aliado con el ejército de La Meca, por lo que los musulmanes emprendieron guerra contra ellos, derrotándolos. Los hombres de la tribu fueron decapitados y las mujeres y niños fueron vendidos como esclavos, Mahoma no sólo era un chamán, o un profeta, era también un legislador y un buen estratega militar. Tras la victoria de la Guerra de las Trincheras, los musulmanes expandieron su influencia a través de conversiones o conquistas de varias ciudades y tribus, el mundo tribal árabe se acababa, un mundo nuevo se aproximaba, una sociedad en que dios era la ley y Mahoma su profeta[5]

Enlace directo: MAHOMA. La problemática de sus descendientes

La Factoria Historica

______________________

[1] Adán (Adam) construyó un primer santuario con zafiros y rubíes, pero fue elevado al cielo para evitar las aguas del diluvio.Más tarde, Dios ordenó a Abraham (Ibrahim) que construyera en piedra una nueva Kaaba en el mismo lugar y que convocase a toda la humanidad para visitarla y ubicar así en un mismo espacio el corazón del hombre. Por eso los peregrinos que llegan deben decir: heme aquí, oh Señor. Después de los tiempos de Abraham (Ibrahim), los hombres se olvidaron (mayoritariamente) de su significado y practicaron allí la idolatría, desviándose así del camino indicado por Dios, hasta que llegó el islam predicado por su profeta Mahoma y el lugar volvió a ser la santa casa de Dios.

[2] El Profeta Muhammad (la paz sea con él) escribió una Constitución luego de su emigración hacia Medina, en el año 623 E.C.. Muchos historiadores lo elogiaron y lo consideraron uno de los orgullos de la civilización Islámica y un hito en la gloria política y humana. Esta Constitución estaba principalmente dirigida a organizar las relaciones entre las sectas y grupos que estaban viviendo en ese momento en Medina, especialmente los emigrantes, Ansar, y los sectores judíos, con el fin de que todos defendieran su ciudad contra la invasión externa y los asaltos. Al elaborar esta Constitución, todas las partes interesadas aprobaron que Medina sería un Estado colectivo, cuyo presidente sería el Profeta Muhammad (la paz sea con él) y cuya referencia principal sería la Sharia Islámica (Ley Islámica). Todos los derechos humanos se garantizarían, como las creencias, ritos, igualdad y justicia.  El historiador romano Giorgio escribió que “Esta Constitución contenía cincuenta y dos artículos formulados por el Profeta Muhammad (la paz sea con él): veinticinco estaban relacionados con los asuntos de los musulmanes, y veintisiete se referían a la relación entre los musulmanes y los otros habitantes, especialmente judíos e idólatras. Esta Constitución fue elaborada de tal manera que proporcionó la oportunidad para que todas las creencias vivieran juntas con los musulmanes, de manera pacífica, y les dio la libertad para observar sus ritos, siempre que no se molestara a otros. El desarrollo de esta Constitución se realizó en el primer año después de la migración (Hégira), es decir, el año 623 E.C.. Asimismo señaló la necesidad de unidad en contra de cualquier extranjero que quisiera atacar Medina

[3] Medina (en árabe مدينة madīna) es una ciudad de Arabia Saudí, en la región del Hiyaz. Aunque se la suele llamar Medina simplemente, para distinguirla se usan las denominaciones المدينة المنورة (Al-Madīna al-Munawwara, ‘la Ciudad Luminosa’), مدينة النبي (Madīnat an-Nabī, ‘la Ciudad del Profeta’) o مدينة رسول الله (Madīnat Rasūl Allāh, ‘la Ciudad del Enviado de Dios’). Antes de la aparición del Islam se la conocía como يثرب (Yatrib o Yathrib). La entrada a la ciudad está totalmente prohibida a personas no musulmanas, como también lo está en La Meca. Al conjunto formado por esta última ciudad y Medina se le llama en árabe Al-Haramayn Ash-Sharifayn, es decir, “Los Dos Santos Lugares”.

[4] Los califas bien guiados (en árabe, الخلفاء الراشدون, al-julafā’ ar-rāshidūn) es el nombre que se da en la tradición musulmana sunní a los cuatro primeros califas que sucedieron a Mahoma tras su muerte en el año 632 y hasta el año 661. En muchas lenguas europeas se les conoce también como califas ortodoxos. Los sunníes de lengua urdu a veces les llaman los cuatro amigos (چار یار, chaar yaar) y a su dominio el reinado de los cuatro califas. Los cuatro eran compañeros muy cercanos del profeta y fueron elegidos por aclamación de la comunidad de creyentes, a diferencia de sus sucesores los califas omeyas y abasíes

[5] Mahoma y el Corán: Biografía crítica del profeta y estudio y versión de su mensaje, CANSINOS-ASSENS, Rafael, Arca Ediciones, 2006; Mahoma: La vida de un profeta, CARATINI, Roger, El Ateneo, Argentina, 2003; Mahoma: profeta y hombre de estado, WATT, W. Montgomery, Melusina, 2004; Mahoma, el profeta, SHAH, IKBAL ALI, Sirdar, Sufi, 1996;

 

4 comentarios en “MAHOMA. el legislador que cambió el mundo

  1. Este artículo lo escribió un apologista del islam “la paz sea con él”, ” Peace be upon him”… gente peligrosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s