Inicio » Àmbit Geogràfic » El legado del Imperio bizantino

El legado del Imperio bizantino

El llamado Imperio bizantino fue un Imperio multicultural, que nació como cristiano y heredero de la tradición romana, comprendiendo la zona de Oriente y que desapareció en 1453 como un reino griego ortodoxo. El escritor británico Robert Byron lo describió como el resultado de una triple fusión: un cuerpo romano, una mente griega y un alma oriental. Bizancio fue la única potencia estable en la Edad Media. Su influencia sirvió de factor estabilizador en Europa, sirviendo de barrera contra la presión de las conquistas de los ejércitos musulmanes y actuando como enlace hacia el pasado clásico y su antigua legitimidad. La caída del Imperio fue traumática, tanto que durante mucho tiempo se consideró 1453 como la división entre la Edad Media y la Edad Moderna. El conquistador otomano, Mehmet II, y sus sucesores se consideraron a sí mismos herederos legítimos de los emperadores bizantinos hasta el derrumbamiento del Imperio otomano, a principios del siglo XX. Sin embargo, el papel del emperador bizantino como cabeza de la ortodoxia oriental fue reclamado por los grandes duques de Moscú empezando por Iván III. Su nieto Iván IV el Terrible se convertiría en el primer zar de Rusia, el título de zar proviene del latín caesar, ‘césar’. Sus sucesores apoyaron la idea que Moscú era la heredera legítima de Roma y Constantinopla, la Tercera Roma, una idea mantenida por el Imperio ruso hasta su propio fin a principios del siglo XX…

El legado del Imperio bizantino

Desde el punto de vista comercial, Bizancio era el punto de partida de la Ruta de la Seda, el eje económico que unía Europa con Oriente, importando materias de lujo como seda y especias. La interrupción de esta ruta con motivo de la desaparición del Imperio bizantino provocó la búsqueda de nuevas rutas comerciales, llegando españoles y portugueses a América y África en busca de rutas alternativas. Los portugueses, que acabaron la Reconquista antes y dispusieron de los recursos necesarios con antelación crearon un Imperio atlántico que permitía alcanzar la India al circunnavegar África. Los españoles, posteriormente, patrocinarían a Cristóbal Colón y a los conquistadores, que supondrían la creación de un imperio que transformaría a España en la primera potencia mundial. Bizancio desempeñó un papel inestimable para la conservación de los textos clásicos, tanto en el mundo islámico como en la Europa occidental, donde sería clave para el Renacimiento. Su tradición historiográfica fue una fuente de información sobre los logros del mundo clásico. Hasta tal punto fue así, que se cree que el resurgir cultural, económico y científico del siglo XV no hubiera sido posible sin las bases establecidas en la Grecia bizantina.

Imperio bizantino

Enlace directo: El asalto final a Constantinopla en el 1453

Enlace directo: La reconquista de Constantinopla

Enlace directo: Sitio de Antioquía (1097)

La influencia de Bizancio en asuntos como la teología sería vital para pensadores europeos como Santo Tomás de Aquino. Asimismo se ha de mencionar que el Imperio fue clave en la extensión del cristianismo, que definiría Europa durante siglos. De los cuatro mayores focos de esta religión, tres como Jerusalén, Antioquía y Constantinopla, se hallaban en su territorio y hasta que no aconteció el cisma de Oriente fue su mayor foco espiritual. También fue responsable de la evangelización de los pueblos eslavos, gracias a misioneros tan célebres como Cirilo y Metodio, que evangelizaron a los pueblos eslavos y desarrollaron un sistema de escritura que aún hoy en día se sigue utilizando en muchos países, el alfabeto cirílico. Por último es notable su influencia en las iglesias copta, etíope, y la de armenia…[1]

La Factoria Historica

________________

[1] Emperador bizantino es un término por el que se designa a los gobernantes de la mitad oriental del Imperio romano, desde su división hasta la caída de Constantinopla, la capital, en manos de los turcos en el año 1453. En 284, Diocleciano dividió el Imperio romano en dos partes: oriental y occidental, con propósitos administrativos. No obstante, es difícil determinar cuándo exactamente termina el Imperio romano y comienza el Imperio bizantino, siendo mayoritaria la tesis que marca como primer emperador de Bizancio a Constantino I, por ser quien trasladó la capital imperial a Constantinopla. No obstante, hay otros reinados a los que se señalan como momento inicial del Imperio bizantino: Valente, al considerar que la Batalla de Adrianópolis (378) es uno de los puntos históricos distintivos frecuentemente utilizados para señalar el comienzo de la Edad Media. Arcadio, por ser el primer emperador del Imperio formalmente dividido de manera definitiva. Zenón, porque Rómulo Augústulo, último emperador de Occidente, fue depuesto durante su reinado. Heraclio, que reemplazó el tradicional título romano de «Augusto» por el de «Basileus» y dejó de usar el latín, imponiendo el griego como lengua oficial. Los especialistas en numismática, finalmente, señalan los cambios producidos por Anastasio I en 498, al imponer el sistema griego de numeración. Por cierto, los bizantinos continuaron llamando «Romano» a su imperio durante más de un milenio. Los agrupamientos dinásticos que aparecen en este artículo siguen la opinión más generalizada entre los historiadores, pero otras fuentes pueden indicar agrupamientos ligeramente distintos. De hecho, algunos de éstos son convencionales, y no una «dinastía» en el sentido estricto del término, como personas unidas por lazos de sangre.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

IDIOMA

La Factoria Historica

Twitter

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.709 seguidores