Inicio » Àmbit Geogràfic » Concilio de Constanza

Concilio de Constanza

El concilio de Constanza fue un concilio ecuménico de la Iglesia Católica, convocado el 30 de octubre de 1413 por Segismundo de Hungría, emperador germánico, y el papa del concilio de Pisa, Juan XXIII. El concilio, que estuvo reunido desde el 5 de noviembre de 1414 hasta el 22 de abril de 1418 en Constanza, persiguió el fin de acabar con el Gran Cisma de Occidente y estudiar la reforma de la Iglesia. Entre otros, el concilio condenó a Jan Hus, quien fue quemado por su orden en la hoguera el 6 de julio de 1415. A la convocatoria del concilio, tres personas reclamaban el solio pontificio. Un intento del Concilio de Pisa de 1409 de solucionar la cuestión con la elección de Alejandro V había resultado infructuoso, pues tanto Gregorio XII en Roma como Benedicto XIII en Aviñón se habían negado a aceptar la autoridad conciliar por encima de la propia y continuaban dirigiendo facciones de la Iglesia…

Concilio de Constanza

A la apertura del concilio, sólo los obispos que apoyaban al sucesor de Alejandro V, Juan XXIII, estaban presentes. En línea con la doctrina conciliarista que habían adoptado en Pisa, el concilio declaró la primacía de su autoridad y en mayo de 1415 depuso a Juan XXIII, que había esperado de ellos confirmación de sus títulos para el papado. Sin embargo, puesto que debía su nombramiento original a la autoridad conciliar, acató la decisión. En julio de ese mismo año, con la presencia ya de los cardenales de Gregorio XII, se reabrió el concilio, que aceptó la renuncia de Gregorio. La postura de éste, que no había admitido la doctrina de que la autoridad conciliar estuviera por encima del Papa, sería finalmente confirmada por concilios posteriores.

Placa que conmemora el Concilio de Constanza

Ante la situación, Benedicto XIII abandonó los planes de sumarse al concilio y huyó desde Aviñón a Peñíscola, en la costa valenciana. Tras largas negociaciones de Segismundo con el rey de Aragón, a la sazón monarca de esos territorios, se consiguió finalmente que una parte de los cardenales y obispos de Benedicto se incorporasen al concilio y votasen la destitución del mismo. Benedicto no abandonaría el castillo de Peñíscola hasta su muerte; sin embargo, quizás en atención a su origen, Benedicto había nacido como Pedro Martínez de Luna en Illueca, Aragón, las coronas de Navarra y la escocesa lo reconocieron como Papa durante el resto de su vida. Aragón mantendría durante años una posición poco clara, como medio de presión ante Roma, para proteger sus intereses en el sur de la península italiana. La elección de un nuevo Papa se mostró en extremo compleja por las constantes presiones de los monarcas, que, preocupados por la presencia de Segismundo, buscaron también influir en la decisión. Finalmente la elección el 11 de noviembre de 1417 del moderado cardenal Otón de Colonna como Martín V logró aplacar las tensiones. Con ésta se dio fin al Gran Cisma de Occidente, tras casi cuarenta años de disputas.

Hus en el concilio de Constanza

El concilio continuó también las obras del de Pisa en cuanto a las reformas de doctrina y teología sacramental. Los reformadores Jan Hus, John Wycliff y Jerónimo de Praga fueron condenados como herejes. Los restos de Wycliff, que llevaba ya varias décadas muerto, fueron exhumados y transportados a Constanza, donde fueron quemados. Pese a que Segismundo había garantizado su protección a Hus, éste también fue hecho prisionero y condenado a muerte. Fue ejecutado el 6 de julio de 1415, junto con Jerónimo. La reacción no se hizo esperar en Bohemia, donde la revolución husita tendría la región en conflicto permanente hasta la guerra de los Treinta Años. El decreto Haec santa, promulgado el 6 de abril de 1415, estableció la solidaridad colegial entre las decisiones conciliares y la autoridad papal, continuando la línea de reformas iniciada en Pisa. Sin embargo, y en parte debido a las medidas que debió tomar luego Martín V para restaurar la debilitada influencia del papado en Roma, el curso de acción, que debía incluir, entre otras cosas, concilios regulares convocados quinquenalmente, se suspendió. Algunos historiadores ven en ello una de las causas de la Reforma protestante[1]

La Factoria Historica


[1] El concilio debatió también la acusación, realizada por los caballeros Teutónicos, de que Polonia albergaba y defendía activamente a paganos; los intereses de la orden, que desde la conversión al cristianismo de Jagellón de Lituania y su matrimonio con la reina Eduviges de Polonia había culminado con su ascensión al trono como Vladislao II de Polonia, había visto mermada su capacidad de acción, fueron sin embargo desatendidos. El rector de la Universidad de Cracovia, Pawel Wlodkowic, un eminente jurista, defendió la teoría del derecho al autogobierno de todas las naciones, aun las paganas, que sería luego recogida y desarrollada en las obras de la escuela de SalamancaEs conocido este concilio porque, tras su celebración, se estudió imponer claramente el celibato sacerdotal (Concilio de Trento, un siglo más tarde), pues se asegura que durante el Concilio de Constanza, 700 mujeres públicas asistieron para atender sexualmente a los obispos participantes


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

IDIOMA

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.715 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: