Inicio » Àmbit Geogràfic » Amèrica Llatina » La Prehistoria en América

La Prehistoria en América

La Edad de Piedra en América es mucho más tardía sin que todavía se haya averiguado exactamente cuándo comienza. La teoría más aceptada es que el poblamiento humano de América se produjo desde Siberia a través de Estrecho de Bering: algunos datos apuntan a un poblamiento muy temprano, al menos desde hace unos 50.000 años. Otros creen, en cambio, que sólo hay pruebas para afirmar que los seres humanos llegaron hace unos 14.000 años o poco más. En cualquier caso, el aislamiento de América respecto a otros continentes fue casi absoluto, aunque se sabe que hubo varias migraciones a los largo de la Prehistoria, lo que justifica que no se emplee la periodización tradicional, sino otra específica adecuada a la realidad arqueológica de este gran continente. En 1958, los arqueólogos Gordon Willey y Philip Phillips propusieron las siguientes etapas…

La Prehistoria en América

Podría equipararse al Paleolítico Superior europeo, comprende desde la llegada de los primeros americanos, con una fecha variable, según el paradigma teórico defendido, hasta el comienzo del Holoceno. Dentro de este periodo hay dos fases: Fase de cazadores-recolectores indiferenciados caracterizado por una industria lítica arcaizante, cantos tallados, lascas musteroides, bifaces…; los restos son muy escasos pero pueden ponerse ejemplos datados por encima de los 30 000 años de antigüedad en todo el continente, desde Topper en Estados Unidos hasta Pedra Furada, en Brasil, pasando por Tlapacoya, en México, o Monte Verde II, en Chile. Con la fase de las Puntas de proyectil estaríamos ante una cultura de tecnología lítica muy avanzada y con una economía basada en la caza de piezas de mediano y gran tamaño. Aparece hace unos 13 000 años y se caracteriza por diversos tipos de puntas de lanza foliáceas finamente elaboradas, las más famosas son las de la cultura Clovis, Nuevo México, aunque, por supuesto, hay muchas más. A destacar, por situación geográfica, la Cueva Fell, en Tierra del Fuego, Chile, cuyas puntas, llamadas de «cola de pescado», se datan en el 7000 a. C. Hacia el VIII milenio a. C., a finales de la última glaciación, los antiguos americanos comienzan a experimentar con el cultivo de plantas y la cría de animales, iniciando un largo proceso hacia las primeras poblaciones sedentarias. Esta transición fue más en el centro- noroeste del Perú y en el sur de México, las dos zonas nucleares fundamentales de América. También aparecen los primeros poblados estables y numerosas culturas que viven de la explotación intensiva de recursos oceánicos, cuyos restos más típicos son los concheros, grandes montones de desperdicios de conchas de moluscos. Progresivamente, las comunidades van dependiendo más y más del producto de la agricultura, la ganadería y de la pesca.

La sedentarización se sigue de un proceso de jerarquización de las comunidades, apareciendo hacia el IV milenio a. C. las primeras jefaturas extra-familiares que se van consolidando lentamente en autoridades políticas permanentes de pueblos que forman grandes rutas de intercambio económico por medio del conocimiento de la astronomía y los ciclos agrícolas. Concretamente en los Andes sobresale la cultura de Caral (Perú), con una fecha inicial superior al 2600 a. C. Sería el equivalente a la Protohistoria europea, pero más dilatada; inmediatamente después de esta fase aparecen las primeras formas de escritura y las grandes civilizaciones clásicas como la de los Mayas o los Moche. Evidentemente, destaca por novedades como la agricultura, la ganadería, la cerámica… Entre los 4000 a. C. y el comienzo de nuestra era. También se produce la aparición de las primeras sociedades jerarquizadas con formas de gobierno relativamente complejas; de hecho, hay grandes civilizaciones como la de los Olmecas en Mesoamérica y la Cultura Chavín en Sudamérica, que llegan a dominar extensos territorios y a construir importantes centros urbanos en torno a santuarios dedicados al Dios Jaguar. Otras culturas reseñables son las de los Anasazi y sus similares (Arizona), así como los constructores de Montículos de Norteamérica.

En América, la utilización de cobre nativo se remonta hacia el 900 a. C.; poco después comienza una metalurgia auténtica, basada en cobre y, sobre todo, oro y plata. El bronce no aparece hasta poco antes del año 900. El hierro no se conoció hasta la llegada de los europeos. Arriba se explica que con las fases finales de los olmecas, al comenzar nuestra era, nace la escritura en Mesoamérica estamos, pues, entrando ya en la Historia. Esto se corrobora con el hallazgo reciente de ciertos objetos extraídos de zonas donde tuvieron lugar asentamientos olmecas, Tabasco, Veracruz; México, cuya datación mediante el carbono 14 sitúa su origen alrededor del año 900 a. C. Los objetos presentan glifos que, por sus características, han permitido suponer que el sistema de símbolos empleados fue la base del sistema de escritura maya, que alcanzó su mayor perfeccionamiento entre el 200 y el 900 d. C…[1]

Enlace directo: Etapas en la evolución humana

La Factoria Historica


[1] Brézillon, Michel (1969). Dictionnaire de la Préhistoire. París: Librairie Larousse. ISBN 2-03-075437-4; Clairborne, Robert (1977). Los primeros americanos. Lito Offset Latina S.A. (Ciudad de México).. Libros TIME-LIFE.; Clark, John E., coordinador (1994). Los olmecas en Mesoamérica. Ediciones del Equilibrista S.A. (Ciudad de México).. ISBN 968-7318-22-8; Conrad, Geoffrey W. (1984). «Los incas». Historia de las Civilizaciones antiguas (II): Europa, América, China, India. Arthur Cotterell, ed. Editorial Crítica (Barcelona).. ISBN 84-7423-252-X; Hamblin, Dora Jane (1975). Las primeras ciudades. Brepols Fabrieken (Bélgica).. Libros TIME-LIFE; Menéndez, Mario; Jimeno, Alfredo y Fernández, Víctor (1997). Diccionario de Prehistoria. Alianza Editorial, Madrid. ISBN 84-206-2888-3; Pericot García, Luis y Maluquer de Motes, Juan (1970). La humanidad Prehistórica. Salvat Editores, Estella (Navarra).. Depósito Legal: NA 997-1970; Varios Autores (1996). Historia de las Civilizaciones, Tomo I: El Amanecer de la civilización. Grandes Obras Larousse S.A. (Barcelona).. ISBN 84-89049-21-1; Vitale, Luis (1991). Historia de nuestra América. Los pueblos originarios. Centro de Estudios Latinoamericanos, Santiago de Chile: Ediciones CELA. ISBN 9567172012 – Versión en PDF; Vives, Pedro A. (coordinador). (1990). América entre nosotros (catálogo de la exposición).. Talleres Gráficos Peñalara S.A. (Madrid).. ISBN 84-86956-07-2; Wernick, Robert (1975). Los constructores de megalitos. Brepols Fabrieken (Bélgica).. Libros TIME-LIFE.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

IDIOMA

La Factoria Historica

Twitter

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.709 seguidores