Inicio » Àmbit Geogràfic » Àfrica » La democracia en el siglo XX

La democracia en el siglo XX

En el curso del siglo XX se han producido hechos históricos de gran importancia que impusieron la democracia como forma de gobierno dominante en el mundo como la desaparición o debilitamiento de las monarquías luego de la Primera Guerra Mundial; de las subsistentes, la mayoría han permanecido bajo formas atenuadas con escasos poderes políticos reales, dando el reconocimiento del voto a los pobres o no propietarios, ofreciendo el reconocimiento del derecho a votar y ser votadas a las mujeres dando forma al concepto de sufragio universal; El hecho que se produjera la descolonización de la mayor parte de África y Asia, gobernadas hasta entonces por potencias europeas y el posterior reconocimiento universal del derecho a la autodeterminación de los pueblos también ha sido visto como uno de los hechos más importantes ya que el efecto más importante de la descolonización  tuvo como consecuencia que en la gran mayoría de los casos, las nuevas naciones independientes, establecieran formas de gobierno democráticas. En el caso de América, el proceso se había iniciado en el siglo XVIII y se generalizó finalmente durante el siglo XIX…

La democracia en el siglo XX

El movimiento por los Derechos Civiles en Estados Unidos y la consecuente protección del derecho al voto a las minorías raciales en 1964 fue un factor fundamental para poder hablar desde este momento cabalmente de la existencia de un gobierno democrático en Estados Unidos. La caída generalizada de las dictaduras militares latinoamericanas en las décadas de 1980 y 1990, para dar paso a regímenes democráticos garantizados por pactos internacionales anti-dictatoriales de carácter subregional y regional fue otro paso esencial para hablar de la democracia como un sistema político generalizado. Ha sido el politólogo estadounidense Samuel Huntington el que ha desarrollado la idea de olas de democracia. Para Huntington ha habido tres olas de democratización vistos con el ascenso de la democracia tras la Primera Guerra Mundial, su descenso durante la Gran depresión en 1929 que permitió entre otras cosas el ascenso de los movimientos fascistas de los años treinta, el posterior ascenso tras la Segunda Guerra Mundial, el descenso tras la crisis energética de 1973 y su ascenso posterior.

Históricamente los principales sistemas de gobierno rivales de la democracia han sido la monarquía con cierta declinación luego de la Primera Guerra Mundial, el fascismo que declinó considerablemente luego de la Segunda Guerra Mundial y la dictadura militar que declinó considerablemente  a partir de 1990. Si bien la democracia se ha convertido en la forma de gobierno dominante, las democracias reales existentes suelen padecer de defectos que las limitan e incluso anulan en la práctica, como la plutocracia que es el poder de los ricos, la oligarquía, que es el poder de determinados grupos minoritarios, y la aristocracia con la existencia de determinados grupos con privilegios o ventajas sobre el resto de la población.

Todas estas explicaciones sobre el origen de las democracias hacen que se pueda dividir este origen en dos vertientes como son las explicaciones que indagan en los fenómenos internos de un país, como son las transformaciones socioeconómicas, las movilizaciones por movimientos sociales y organizaciones de la sociedad civil, los retos y revoluciones, los acuerdos y concesiones de las élites como las causas de estos fenómenos internos, y las explicaciones que indagan en los fenómenos externos de un país como la derrota de los regímenes participantes en la guerra, el rol del contagio de los procesos de democratización en los estados vecinos, la difusión de los valores democráticos a través de los procesos de globalización, el apoyo a los grupos de la sociedad civil o los nacientes partidos políticos o la construcción del estado, la institucionalización y a la especifización de los criterios para formas de democracias apropiadas y aceptadas como las causas que tienen en general, en contra, el mayor de sus enemigos, el peor enemigo para el desarrollo de cualquier democracia, como es, y será siempre, el miedo al cambio como el mayor inconveniente para la creación de una democracia eficiente y su buen desarrollo…[1]

 

La Factoria Historica


[1]Appleby, Joyce. (1992). Liberalism and Republicanism in the Historical Imagination. Harvard University Press; Archibugi, Daniele, The Global Commonwealth of Citizens. Toward Cosmopolitan Democracy, Princeton University Press ISBN 978-0691134901; Becker, Peter, Heideking, Juergen, & Henretta, James A. (2002). Republicanism and Liberalism in America and the German States, 1750–1850. Cambridge University Press. ISBN 978-0521800662; Benhabib, Seyla. (1996). Democracy and Difference: Contesting the Boundaries of the Political. Princeton University Press. ISBN 978-0691044781; Blattberg, Charles. (2000). From Pluralist to Patriotic Politics: Putting Practice First, Oxford University Press, ISBN 978-0198296881; Birch, Anthony H. (1993). The Concepts and Theories of Modern Democracy. London: Routledge. ISBN 978-0415414630; Castiglione, Dario. (2005). “Republicanism and its Legacy.” European Journal of Political Theory. pp 453–65; Copp, David, Jean Hampton, & John E. Roemer. (1993). The Idea of Democracy. Cambridge University Press. ISBN 978-0521432542; Caputo, Nicholas. (2005). America’s Bible of Democracy: Returning to the Constitution. SterlingHouse Publisher, Inc. ISBN 978-1585010929

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

IDIOMA

La Factoria Historica

Twitter

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.713 seguidores