Inicio » Àmbit Geogràfic » Santo Tomás el mellizo

Santo Tomás el mellizo

Tomás, llamado también Judas Tomás Dídimo, fue uno de los doce apóstoles de Jesús de Nazaret. Tomás significa “gemelo” en arameo, y Dídimo tiene el mismo significado en griego. Es venerado como santo tanto por la Iglesia católica como por la Iglesia ortodoxa. Ha existido, desacuerdo y falta de certeza en lo que se refiere a la identidad del apóstol Tomás. En tres pasajes del Evangelio de Juan (Juan 11:16; Juan 20:24y (Juan 21:2), se le llama “Tomás, llamado el Dídimo”. Tanto la palabra griega “Dídimo” como la aramea “Tau’ma”, significan “gemelo”, o “mellizo”. Por lo tanto, la expresión “Tomás, llamado el Dídimo” es una tautología que elude mencionar el nombre real del personaje…

Santo Tomás el mellizo

El evangelio de Tomás, hallado en Nag Hammadi, comienza así: “Estas son las palabras secretas que pronunció Jesús el Viviente y que Dídimo Judas Tomás consignó por escrito“. La tradición siria informa también de que el nombre completo del apóstol era Judas Tomás, y en el apócrifo conocido como Hechos de Tomás, escrito en Siria oriental a comienzos del siglo III, es identificado con Judas, uno de los cuatro hermanos de Jesús mencionados en Marcos 6:3. Ningún texto indica de quién es gemelo Judas, pero, partiendo de las premisas antes mencionadas, se ha especulado con la posibilidad de que fuese gemelo de Jesús, aunque según la tradición eran solo primos de segundo grado. La interpretación cristiana tradicional no considera que Judas y Tomás sean la misma persona. En los evangelios sinópticos y en los Hechos de los Apóstoles aparece en la lista de los apóstoles (Mateo 10:3, Marcos 3:18, Lucas 6:15, pero no se da más información acerca de él. El apóstol Tomás aparece en varios pasajes del Evangelio de Juan:

Juan 11:16: Lázaro acaba de morir, y los discípulos se resisten a la decisión de Jesús de volver a Judea, donde los judíos lo esperan para apedrearlo. Jesús está decidido, pero es Tomás quien dice la última palabra: “Vamos también nosotros, para que muramos por él”.

Juan 14:5: Durante la Última Cena, Jesús asegura a sus discípulos que conocen el camino al lugar a donde él va a ir. Tomás, sin embargo, pregunta: “Señor, no sabemos a dónde vas; ¿cómo, pues, podemos saber el camino?”. Jesús replica que él es el camino, la verdad y la vida, y que sólo a través de él conocerán al Padre; interviene después Felipe pidiendo que les muestre al Padre. A esto sigue una compleja exposición que hace Jesús de su relación con el Padre.

Juan 20:24-29: Aunque a Tomás se le anuncia la resurrección de Jesús, se niega a admitirla: “Si no veo en sus manos la señal de los clavos y meto mi dedo en el lugar de los clavos, y meto mi mano en su costado, no creeré.” Ocho días después, Tomás toca con sus propias manos las heridas de Jesús en las manos y en su costado. Jesús le recrimina haber necesitado ver para creer. Es el más conocido de todos los episodios evangélicos relacionados con el apóstol Tomás.

En los primeros dos siglos de la era cristiana circularon varios escritos atribuidos al apóstol Tomás. El más importante de todos ellos es sin duda el Evangelio de Tomás, apócrifo descubierto en 1945 en Nag Hammadi.El Evangelio de Tómás según las fuentes patrísticas debió ser escrito entre el 50 dc y el siglo tres. Es un conjunto de 114 dichos de Jesús, en sus conversaciones con los discípulos. El evangelio de Tomás hace un especial hincapié en que el reino de Dios está dentro de nosotros:

“Si vuestros guían os dicen que Reino está en el cielo, los pájaros os precederán. Si os dicen que está en el mar, entonces los peces os precederán. El Reino está dentro de vosotros y fuera de vosotros.” “cuando os lleguéis a conocer, entonces seréis conocidos y sabréis que vosotros sois los hijos del padre viviente”

El evangelio de Tomas fue declarado hereje. Los motivos principales fueron que invitaba a que nos relacionaramos con Dios directamente a traves de nuestro interior. Además, tuvo amplia difusión otro apócrifo, el llamado Evangelio del Pseudo Tomás, no confundir con el anterior, escrito probablemente a finales del siglo II, tal vez en Siria, que se encuadra en el grupo de los apócrifos de la infancia. En el texto gnóstico del siglo III Pistis Sophia, Tomás es citado como uno de los tres testigos encargados de transmitir las enseñanzas de Jesús, junto a los apóstoles Felipe y Mateo, lo que parece demostrar que estaba bastante difundida su inclusión entre los evangelistas. Se atribuye a Tomás la evangelización de Oriente. Tiene una gran importancia tanto en Siria como en la India. Tomás tiene un importante papel en la leyenda del rey Abgar de Edesa, ya que envió a Tadeo, no confundir con el apóstol Judas Tadeo, a predicar en Edesa después de la Ascensión de Cristo (Eusebio de Cesarea, Historia ecclesiae 1.13; III.1; Efrén el Sirio relata también esta leyenda.) En la década de 380, la monja Egeria describió su visita en una carta dirigida a su comunidad de religiosas en Occidente (Itineraria Egeriae):

“llegamos a Edesa, en nombre de Cristo Nuestro Señor, y, a nuestra llegada, reparamos inmediatamente en la iglesia y monumento de Santo Tomás. Allí, según la costumbre, se reza y se hacen las otras cosas que se acostumbra a hacer en los lugares santos; leímos también algunas cosas acerca de Santo Tomás. La iglesia de allí es muy grande y hermosa, y de nueva construcción, un lugar muy a propósito como casa de Dios, y, como había muchas cosas que yo deseaba ver, fue necesario permanecer allí durante tres días”.

Eusebio de Cesarea (Historia Ecclesiastica, III.1) cita un texto de Orígenes, que vivió en la primera mitad del siglo III, en el que afirma que Tomás fue el apóstol de los partos. Sin embargo, Tomás es más conocido como evangelizador de la India (al este de Partia), según se relata en los Hechos de Tomás (hacia 200). En Edessa, donde se veneran sus reliquias, el poeta Efrén el Sirio (muerto en 373) escribió un himno, en que el diablo exclama:

 …¿En qué lugar escaparé del justo? Incité a la Muerte a que acabase con los Apóstoles, para escapar así a sus golpes. Pero ahora se me golpea aún más duramente: el Apóstol del que escapé en la India me ha alcanzado en Edessa; aquí y allí me encuentro con el mismo. Allí donde yo voy está él: aquí y allí lo encuentro, para mi desgracia. 

Se han conservado varios himnos al apóstol Tomás, atribuidos a Efrén el Sirio, en códices de los siglos VIII y IX, que transmiten la tradición según la cual los restos de Tomás fueron llevados a Edessa desde la India por un mercader. Las reliquias, según la citada tradición, obraron milagros tanto en la India como en Edessa. Las diversas denominaciones de los modernos Cristianos de Santo Tomás creen, según una tradición no escrita que según ellos se remonta a finales del siglo II, que Tomás desembarcó en Kodungallur en el año 52, y fundó las iglesias popularmente conocidas como ‘Ezharappallikal’ (Siete Iglesias y Media). Estas iglesias eran las de Kodungallur, Kollam, Niranam, Nilackal (Chayal), Kokkamangalam, Kottakkayal (Paravoor), Palayoor (Chattukulangara) y Thiruvithamkode (la media iglesia). Los Hechos de Tomás describen, en su capítulo 17, la visita de Tomás al rey Gondofares, en el norte de la India. Según este texto, en los capítulos 2 y 3, Tomás viajó a la India por mar. Que tales viajes eran posibles es conocido a través de textos como el Periplo del Mar Eritreo. En 1872 se descubrió que el rey Gondofares había existido realmente, y había reinado entre los años 21 y 47. Posiblemente, el autor de los Hechos de Tomás manejó datos históricos fidedignos en lo referente a la India; esto, no obstante, no constituye prueba alguna de historicidad en lo referente al supuesto viaje del apóstol. Según la tradición, Tomás sufrió martirio en la India el 3 de julio del año 72. Por esa razón su festividad se celebra el 3 de julio.

En el siglo XVII el matemático e historiador mexicano Carlos de Sigüenza y Góngora volvió a suponer, al parecer, que el apostol Santo Tomás habría en realidad no predicado en la India sino en las Indias, y que su recuerdo se habría transformado en los aborígenes prehispanos en la figura de Quetzalcohuatl. En 1790, al descubrirse en la Plaza de Armas de la Ciudad de México, importantes reliquias prehispanas, la estatua que se identificó con Coatlicue y la Piedra del Sol o Calendario Azteca, un abogado mexicano, José Ignacio Borunda, retomó estas teorías, creyendo encontrar en el análisis de esos documentos históricos confirmación a la identificación de Santo Tomás con Quetzalcohuatl, asegurando además que el manto de la Virgen de Guadalupe era en realidad la capa de Santo Tomás Quetzalcohuatl en la que la Virgen en persona habría impreso su huella. Estas curiosas suposiciones fueron sin embargo aceptadas y defendidas por el padre dominico Servando Teresa de Mier en el famoso sermón que pronunció ante el Arzobispo de México y el Virrey de la Nueva España el 12 de diciembre de 1794, en la Insigne y Real Colegiata de Nuestra Señora de Guadalupe, en la solemne festividad de la milagrosa aparición de dicha santa imagen, produciendo una gran conmoción, en tanto negaba la milagrosa aparición de la imagen, que llevó a que se abriera un proceso, en el que se desmonta la extravagante suposición de hacer al apóstol Santo Tomás en la América del siglo I, lo que no quita para que algunos la sigan teniendo por cierta…[1]

La Factoria Historica


[1]La Biblia; ASIMOV, Isaac, Guía de la Biblia: Nuevo Testamento. ISBN 978-84-01-45083-9 y Guía de la Biblia: Antiguo Testamento. ISBN 978-84-01-45082-2. Ambas por Plaza & Janés Editores, S.A; Dos mil años de Cristianismo. Madrid: Ediciones Sedmay, 09/1980. ISBN 84-7380-398-1 e ISBN 978-84-7380-398-4; Diálogo interreligioso. Diez volúmenes. Colección “Cátedra de teología contemporánea”. Boadilla del Monte: Ediciones SM. ISBN 84-348-5226-8 e 978-84-348-5226-6; BARDY, Gustavo. La conversión al cristianismo en los primeros siglos. “Colección Ensayos, 57″. Madrid: Encuentro Ediciones, 02/1990. ISBN 84-7490-240-1 e ISBN 978-84-7490-240-2; BELLET, Maurice. El sentido actual del cristianismo. Bilbao: Editorial Desclée de Brouwer, 01/1970. ISBN 84-330-0299-6 e ISBN 978-84-330-0299-0; BERGUA, Juan B. Historia de las Religiones: El Cristianismo. Colección “Tesoro literario”. Madrid: Ediciones Ibéricas, 11/1977. ISBN 84-7083-081-3 e ISBN 978-84-7083-081-5; BERNARD, R.P. Pláticas sobre la esencia del cristianismo. Bilbao: Editorial Desclée de Brouwer, 01/1960. ISBN 84-330-0175-2 e ISBN 978-84-330-0175-7; ORLANDIS Rovira, José (2000). Historia breve del cristianismo. Ediciones Rialp. ISBN 9788432131615; RUSE, Michael. ¿Puede un darwinista ser cristiano?: la relación entre Ciencia y Religión. Madrid: Siglo XXI, 2007. ISBN 978-84-323-1283-0

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

IDIOMA

La Factoria Historica

Twitter

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.694 seguidores