Inicio » Àmbit Geogràfic » La Revolución Cultural China‏

La Revolución Cultural China‏

El 1 de octubre de 1949 el máximo dirigente del Partido Comunista Chino, Mao Zedong (o Tse-Tung) proclamó la República Popular China. Durante su gobierno, entre 1949 a 1976, caracterizado por intensas campañas ideológicas, se arrogó el planteamiento del marxismo-leninismo pero con matices basados en las peculiaridades de la sociedad china, muy distinta de la europea, otorgando un papel central al campesinado, en lugar del proletariado…

La Revolución Cultural China‏

Por Vir Covi

El Gran Salto Adelante consistió en una serie de medidas adoptadas durante la década de 1950 para aprovechar el enorme caudal humano y aumentar la producción agrícola e industrializar el país sin importar maquinaria, sino mediante el trabajo en masa y la creación de 1 millón de hornos de alta fundición de acero. Estas medidas, cuyas víctimas fueron principalmente los campesinos, fueron un fracaso pues la hambruna debida a las malas cosechas y a las catástrofes naturales provocaron la muerte de más de 10 millones de personas. Además el acero resultante fue inservible ya que era una mezcla de diferentes materiales.

Este descalabro forzó la salida de Mao de Pekín, pero una vez en Shangay no se resignó a perder el poder pues veía la evolución de China como una traición a las ideas revolucionarias por lo que desde allí comenzó a hacer un llamamiento a la resistencia frente a la burguesía preparando así el retorno. En 1865 los Diarios ya hablaban de Gran Revolución Cultural, cuyas víctimas eran los intelectuales y dirigentes del país puesto que la enorme campaña ideológica alentaba al ejército y a los jóvenes a condenar los actos revisionistas de las ideas de Mao, creándose los Guardias Rojos (1966-1968), grupos de estudiantes y jóvenes que representaban al hombre nuevo sin perjuicios burgueses, con luz verde para utilizar las medidas que creyeran oportunas contra quien expresara interés hacia cualquier cosa que no fuera la ideología de Mao, quien comprendiendo que su devoción le sería útil, les encomendó atacar las ideas, hábitos, pensamiento y cultura antiguas, pues representaban otra manera de pensar y eran vestigios del feudalismo, con libertad para decidir qué era antiguo, lo que tendría consecuencias nefastas para la cultura tradicional china, pues destruyeron obras de arte y templos. Los Guardias publicaban carteles, se manifestaban diariamente e incluso cerraron las universidades y colegios para que los alumnos se unieran a las manifestaciones provocando que una generación entera de jóvenes no tuviera ninguna educación que no fueran los lemas revolucionarios. Este enorme lavado de cerebro, además de la fidelidad ideológica de los soldados a Mao, la ayuda de su mujer Jiang Qing, Ministra de Cultura, y la obra de su fiel Lin Biao, Ministro de Defensa, que recopiló un libro con sus discursos más importantes, el Libro Rojo de Mao, instrumento de adoctrinamiento de la población, consiguieron que algo imposible de imaginar después del Gran Salto Adelante sucediera, y es que Mao volvió a tomar el poder en Pekín.

Enlace directo: Guerra Fría

Mientras, y como era de esperar, los Guardias Rojos comenzaron a tener enfrentamientos entre ellos para ver quien demostraba más lealtad a Mao, quien consciente de que amenazaban la existencia misma del estado les ordenó cesar sus purgas y les dispersó por las provincias más lejanas, con lo que acabaron extinguiéndose. Mao, para ratificarse en el poder, convocó en 1969 al Partido Comunista, adoptándose el maoísmo como la ideología oficial del partido y del estado. Este Congreso dio por terminada la Revolución pero comenzaron los problemas con su fiel Lin Biao. Mao, que había decidido suprimir la jefatura de estado para que el pueblo le viera como un líder preocupado por la ideología y el partido, no por intereses personales, comprendió el porqué de tanta adulación de Biao, quien viendo que si la presidencia se suprimía él dejaría de ser el sucesor, comenzó a preparar un golpe de estado que fracasó, muriendo al parecer en un accidente de avión cuando huía a Tailandia, aunque su muerte nunca quedó clara.

Como su desaparición dejaba un vacío de poder en el Partido se convocó un nuevo Congreso en 1973 donde ascendieron en la jerarquía su mujer Jiang Qing y sus colaboradores más cercanos. Cuando Mao murió en 1976, el sucesor al que había designado pocos meses antes, consciente de que una lucha por el poder era inevitable ordenó arrestarles como colaboradores de una Revolución catastrófica para el país.

Desde su muerte el gobierno de la República Popular China ha abandonado en la práctica el maoísmo aunque el pensamiento Mao sigue siendo la ideología del estado. Hoy se permite cuestionar las acciones concretas de Mao pero no la validez del maoísmo. Una vez evaluada aquella época se ha llegado a la conclusión de que fue un verdadero desastre. Su fracaso sirvió para desacreditar la idea del socialismo en la mente de muchos chinos, lo que abrió el camino para el desarrollo del capitalismo aunque conservando el Estado su función planificadora bajo la dirección del Partido Comunista. Entre las reformas económicas y la circunstancia de que es la nación más favorecida en los tratados comerciales con Estados Unidos, el caso es que hoy es la segunda economía mundial, en contraste con la corrupción, injusticias y desigualdades que padece la sociedad china en la actualidad…[1]

Enlace directo: Unión Soviética

La Factoria Historica

______________________

[1] Bodde, Derk (1986) (en inglés). The Cambridge History of China. 1. Cambridge University Press. pp. 981. ISBN 0521243270; Ceinos, Pedro (2006) (en español). Historia breve de China. Silex Ediciones. pp. 354. ISBN 9788477371731; Graff, David Andrew (2002) (en inglés). Medieval Chinese warfare, 300-900. Routledge. pp. 288. ISBN 0415239559; Gernet, Jacques (1996) (en inglés). A history of Chinese civilization. Cambridge University Press. pp. 801. ISBN 9780521497817; HK Press (2007) (en inglés). China: five thousand years of history and civilization. City University of HK Press. pp. 816. ISBN 9629371405; Holmes, Medelyn (2008) (en inglés). Students and teachers of the new China: thirteen interviews. McFarland. pp. 201. ISBN 0786432888; Lee, Ki-Baik (1984) (en inglés). A new history of Korea. Harvard University Press. pp. 474. ISBN 9780674615762, Lewis, Mark Edward (2007) (en inglés). The Early Chinese Empires: Qin and Han. Harvard University Press. pp. 321. ISBN 9780674024779; Miles Adshead, Samuel Adrian (2004) (en inglés). T’ang China: The Rise of the East in World History. Palgrave Macmillan. pp. 233. ISBN 1403934568; Overmyer, Daniel L. (2003) (en inglés). Religion in China Today. Cambridge University Press. pp. 235. ISBN 9780521538237; Paludan, Ann (1998) (en inglés). Chronicle of the Chinese emperors: the reign-by-reign record of the rulers of Imperial China. Thames & Hudson. pp. 224. ISBN 0500050902; Room, Adrian (2006) (en inglés). Placenames of the world. McFarland. pp. 433. ISBN 0786422483; Smith, Joseph; Davis, Simon (2005) (en inglés). The A to Z of the Cold War. Scarecrow Press. pp. 312. ISBN 9780810853843; Su, Xiaohuan (2002) (en inglés). Education in China: reforms and innovations. 五洲传播出版社. pp. 190. ISBN 9787801139931; Twitchett, Denis Crispin Twitchett; Loewe, Michael; Fairbank, John King (1986) (en inglés). The Cambridge history of China. 1. pp. 981. ISBN 0521243270; Whiting, Marvin C. (2002) (en inglés). Imperial Chinese Military History. iUniverse. pp. 601. ISBN 0595221343; Zhuang, Jiayi; Chongzheng, Nie (2000) (en español). Pintura china tradicional: historia cantada en poemas sin voz. 五洲传播出版社. pp. 171. ISBN 9787801137210.

About these ads

2 comentarios

  1. marisol dice:

    Interesante el texto, pero creo que hay una
    errata en la fecha : “En 1865 los Diarios ya hablaban de Gran Revolución Cultural…”

  2. [...] ministro, cayó en desgracia y acabó en prisión. Su hijo, como otros tantos jóvenes durante la Revolución Cultural, fue enviado al campo, a la provincia norteña de Shaanxi, a reeducarse y “aprender de las [...]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.720 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: