Inicio » Àmbit Geogràfic » Àfrica » La Quinta Cruzada (1217-1221)

La Quinta Cruzada (1217-1221)

La Quinta Cruzada (1217-1221), ocurrió por la iniciativa del Papa Inocencio III, quién lo había propuesto el 1215 en el cuarto Concilio de Letrán, sin embargo se llevó a cabo con el Papa Honorio III su sucesor en el trono de San Pedro. El papado también había contribuido a desacreditar el ideal de las Cruzadas cuando las convocó para aplastar a los cristianos heterodoxos en el sur de Francia, llamado albigenses, de todos modos, el Papa Honorio III logró adhesiones para una nueva expedición. La cruzada fue dirigida por Andrés II Rey de Hungría; Leopoldo VI, Duque de Austria; Juan de Brienne, Rey del reino Jerusalén y Federico II Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. El emperador Federico II acordó organizar la expedición…

La Quinta Cruzada (1217-1221)

Se decidió que para reconquistar Jerusalén era necesario conquistar Egipto primero, ya que ese Reino controlaba el territorio de Jerusalén. En mayo del año 1218, las tropas de Federico II se pusieron de camino a Egipto, bajo el mando de Juan de Brienne. Desembarcaron en San Juan de Acre y decidieron atacar a Damieta (Dumyat), una ciudad que servía de acceso a El Cairo, La capital. En agosto, atacaron Damieta y luego de conquistar una pequeña fortaleza de acceso aguardaron refuerzos. En junio, llegaron los refuerzos de las tropas papales del cardenal Pelagio, hombre autoritario, Pelagio no quiso someterse a las órdenes de Juan Brienne y también interfirió constantemente en los asuntos militares.

Después de algunos combates, y cuando todo parecía perdido, una serie de crisis en el liderazgo egipcio, permitió a los cruzados ocupar el campo del enemigo, lográndose una negociación de paz el 1219 con los musulmanes, y ocurrió lo increíble Jerusalén era ofrecido a los cristianos, entre otras ciudades, a cambio de su retirada de Egipto. Pero los cruzados jefes, incluido el cardenal Pelagio, rehusaron la oferta, ya que pensaban que los musulmanes se sentían incapaces de resistir a los cruzados a la llegada de Federico II con sus ejércitos.

Asedio y toma de la ciudad de Damieta

Comenzaron a rodear el puerto egipcio de Damieta y después de algunas batallas sufrieron una derrota. El sultán renovó la propuesta, pero fue rechazada de nuevo. Después de un largo asedio que duró de febrero a noviembre del año 1219 la ciudad cayó. La estrategia posterior requería asegurar el control de la península del Sinaí. Los conflictos entre los cruzados se agudizaron y se perdió tanto tiempo que los egipcios recuperaron las fuerzas. En julio del año 1221 el Cardenal Pelagio ordenó una ofensiva contra El Cairo, pero los musulmanes los llevaron a una trampa y los cruzados estaban rodeados, sin comida, y por ello, finalmente tuvieron que llegar a un acuerdo: se retirarían de Egipto y de esa forma salvarían sus vidas. Tuvieron también que aceptar una tregua de ocho años. No obtuvieron todos sus objetivos, ya que los refuerzos prometidos por Federico II no llegaron, razón por la cual fueron excomulgados por el Papa Gregorio IX. Esta fue la última cruzada donde el papado aportaría con sus propias tropas.

La Factoria Historica

 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

IDIOMA

La Factoria Historica

Twitter

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.694 seguidores