Inicio » Àmbit Geogràfic » Leónidas I: El Bravo León de Esparta‏

Leónidas I: El Bravo León de Esparta‏

En todas las historias siempre existe un personaje que no le tiene miedo a la muerte y se enfrenta a ella. Que pone lo que hay que poner y defiende sus ideales. Durante La batalla de las Termopilas (durante la Segunda Guerra Medica) ese individuo resulto ser Leónidas I, 17ª Rey agíada de Esparta…

Leónidas I: El Bravo León de Esparta‏

 Uriel Nicolás Fernández

www.saberhistoria.com.ar

Leónidas I (en griego Λεωνίδας: ‘‘Hijo de León’’o “Como León”). Nació halla por el 540 a.C. aunque no se sabe con certeza que día, en la ciudad griega de Esparta, era uno de los hijos del rey agíada Anaxandridas de Esparta, y encontró la muerte precisamente en el 480 a.C. durante la segunda guerra Medica, en la Batalla de la Termopilas. Llegó al trono entre los años 489 – 488, sucediendo a su hermanastro Cleómenes I y se casó con Gorgo, la hija de éste. Al ser el menor tres hermanos, del ya nombrado Cleómenes y Dorieo, no esperaba llegar al trono, pero Cleómenes falleció sin descendencia masculina y Dorieo murió poco antes de Cleómenes, luchando en Sicilia contra los cartagineses.

En el año 480, Leónidas fue enviado por los éforos espartanos con 300 hoplitas más otros 4000 o 5000 aliados griegos para hacer frente al ejército persa de Jerjes I. Los 300 espartanos enviados con Leónidas constituían la guardia real. Este pequeño ejército estaba constituido por cien soldados por cada una de las tres en las que se dividía el estado espartano, además, cada uno de estos valientes hoplitas debía contar con algún descendiente masculino para que si fallecía en batalla, no se extinguiera su familia con él. Su valentía y su carácter lacónico atribuido a los espartanos pueden quedar demostrados en varias de sus acciones durante la Batalla de la Termopilas:

Según las fuentes griegas de la época, Leónidas había decidido ir acompañado con un ejército tan pequeño por el hecho de conocía que se dirigía deliberadamente a la muerte, ya que un oráculo había vaticinado que todos lo griego, Esparta incluida por supuesto, sólo podrían ser salvados con la muerte de uno de sus reyes, a lo que Leónidas habría contestado “Yo soy ese Rey”. Sin embargo, aunque es más lindo creer éste acto de valentía por parte de Leónidas y sus soldados, es probable que no pudiera disponer de más hombres debido a la celebración de las fiestas Carneas.

El primer día del sitio, cuando el emperador Jerjes I envió a un mensajero exigiendo a los griegos que entregaran sus armas. Las leyendas cuentan que al oír esas palabras Leónidas contestó “Ven a tomarlas”. En el amanecer del tercer día de batalla Leónidas dijo a sus hombres: “Desayunad bien, porque esta noche cenaremos en el Infierno”

Ese mismo día el traidor Efialtes condujo a los persas por un camino entre las montañas hacia la retaguardia de los griegos. Leónidas dividió su ejército, permaneció allí en el paso con los espartanos que había sobrevivido hasta ese momento y decidió enviar al resto de los griegos sobreviviente a sus hogares para contar la heroica historia de los guerreros que murieron allí en las Termopilas a manos del ejército persa. Tal había sido el ímpetu con el que los griegos habían luchado que el emperador Jerjes decidió abatirlos desde lejos para no seguir perdiendo hombres. Leónidas fue alcanzado por una de esas flechas y los últimos espartanos que quedaban en pie murieron tratando de evitar que el cuerpo de su rey cayera en las manos enemigas. La batalla duró cinco días y los persas consiguieron derrotar a los temidos espartanos, pero su muerte no fue en vano. Habían logrado retrasar notablemente el avance de Jerjes, lo que permitió la evacuación de Atenas y la reorganización de las tropas y las fuerzas navales, diezmando la moral de los persas y provocando un buen número de bajas. Esparta lo enterró con todos los honores, incluyendo una exhibición de duelo no habitual entre los espartanos. En el lugar de su muerte se erigió un monumento con un león junto con una inscripción escrita por el poeta Simonides que decía así:

Ὦ ξεῖν’, ἀγγέλλειν Λακεδαιμονίοις ὅτι τῇδε    Oh, extranjero, informa a Esparta, que aquí

κείμεθα, τοῖς κείνων ῥήμασι πειθόμενοι         yacemos, todavía obedientes a sus órdenes.

 Lápida conmemorativa escrita por el poeta Simónides

Enlace directo : La Batalla de las Termópilas

La Factoria Historica

_____________________

Historia de la Grecia Antigua. Salamanca: Universidad de Salamanca, 1998. ISBN 84-7481-889-3; Historia antigua de Grecia y Roma. Edición coordinada por Francisco Javier Fernández Nieto. Valencia: Tirant lo Blanch, 2005. ISBN 84-8456-461-4

 

About these ads

3 comentarios

  1. yamila dice:

    sos el mejor jja jaa jam

  2. UUUUAAAAA dice:

    Segun mis conocimientos: La batalla duro en realidad 3 dias, y el ejercito griego constaba de 7000 soldados, de los cuales trescientos espartanos. Y lo que el oraculo dijo fue: Esparta socumbirar, toda grecia socumbira bajo el grande imperio persa o, debera llorar la perdida de un rey, descendiente de Heracles,para calmar a la enorme bestia que se aproxima. Leonidas creyo que era él por el simple echo de que los antiguos ancianos espartanos contaban que los balientes guerreros espartanos eran descendientes del mismisimo Heracles.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

IDIOMA

La Factoria Historica

Twitter

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.715 seguidores